Para saber más - Krobs

Intoxicación alimentaria o gastroenteritis

En primer lugar, hay que recordar que algunos microbios pueden causar diarrea debido a la producción de una toxina. A este cuadro se le denomina intoxicación alimentaria. Muchas bacterias, como el estafilococo dorado (Staphylococcus aureus), producen este tipo de toxina. La intoxicación alimentaria que se origina por la enterotoxina de S. aureus aparece a las pocas horas la ingestión del alimento contaminado con esta toxina y suele cursar con diarrea y calambres abdominales.

En contraste, la gastroenteritis infecciosa se debe a la presencia y replicación de microbios en el tracto digestivo que originan diarrea.

Además de bacterias (como Salmonella, Campylobacter o Shigella) otros microorganismos como los virus (enterovirus, norovirus,…) o algunas amebas (p. ej. Entamoeba histolytica) pueden producir cuadros de gastroenteritis.

También debe tenerse en cuenta que los microbios de los alimentos no sólo originan intoxicaciones alimentarias y gastroenteritis. Listeria monocytogenes, por ejemplo, puede causar meningitis, sepsis, neumonía y provocar abortos espontáneos en mujeres embarazadas.

Listeria, un ejemplo de patógeno transmitido por alimentos que puede además causar infecciones extra intestinales graves.

La notificación de infecciones debidas a Listeria monocytogenes es obligatoria en Suiza desde 1975, pero las epidemias no son frecuentes. Desde esa fecha sólo se han registrado cuatro.

El primer brote de listeriosis se observó en el CHUV entre los años 1983-1984 y fue de pequeña extensión. Duró 15 meses y afectó a 11 recién nacidos y 14 adultos, desarrollando estos últimos, cuadros neuro-meníngeos (7 meningoencefalitis, 3 meningitis y 1 encefalitis). La tasa de mortalidad de este tipo de infecciones se sitúa en torno al 45% (5 de cada 11 personas) (1).

Algunos años más tarde, en 1987, se produjo una segunda epidemia, más significativa en cuanto al número de casos registrados, en la región francófona de Suiza. Se debió a una cepa de Listeria monocytogenes perteneciente al serotipo 4b aislada en quesos de vaca vacherin Mont d’Or (2). Este brote afectó a 57 personas y causó la muerte de 18 de ellas (tasa de mortalidad del 32%) principalmente por meningoencefalitis (3).

 

La tercera epidemia, observada en el cantón de Neuchâtel en 2005, se debió al consumo de queso fresco de elaboración artesanal y afectó a ocho personas de edad avanzada cuyo sistema inmunológico estaba debilitado. Este brote afectó también a dos mujeres embarazadas que sufrieron un aborto espontáneo como consecuencia de esta bacteria y tuvo una tasa de mortalidad asociada del 38% (3 muertes). La interrupción de la producción y retirada del mercado de estos quesos permitió controlar rápidamente esta epidemia (4).

La cuarta epidemia, detectada en 2011 en los cantones de Bâle-Campagne, Argovie y Zürich, afectó a 9 personas que habían consumido jamón cocido importado de Italia por un único vendedor. No se registró ningún caso mortal y los síntomas fueron principalmente gastrointestinales con la excepción de un caso de neumonía.

Solución de rehidratación.

En las gastroenteritis graves no solo es importante eliminar el patógeno sino también evitar la deshidratación asociada a la diarrea. Para ello, existen diferentes soluciones de rehidratación comercializadas en tiendas o en farmacias. Deben utilizarse siempre que sea posible ya que contienen la proporción ideal de sales minerales que el cuerpo necesita para recuperarse. Sin embargo, si no se dispone de una solución de rehidratación comercial, puede prepararla usted mismo. Para ello, mezcle los siguientes ingredientes respetando estrictamente las cantidades:

– 360 ml de zumo de naranja puro y sin azúcar

– 600 ml de agua hervida refrigerada (o agua potable si está disponible)

– 1/2 cucharadita de sal

 

 

Referencias bibliográficas

  1. Malinverni R, Bille J, Perret C, Regli F, Tanner F, Glauser MP. Epidemic listeriosis. Report of 25 cases in 15 months at the Vaud University Hospital Center. Schweiz Med Wochenschr. 1985 Jan 5;115(1):2-10.
  2. Nocera D, Altwegg M, Martinetti Lucchini G, Bannerman E, Ischer F, Rocourt J, Bille J. Characterization of Listeria strains from a foodborne listeriosis outbreak by rDNA gene restriction patterns compared to four other typing methods. Eur J Clin Microbiol Infect Dis. 1993 Mar;12(3):162-9.
  3. Büla CJ, Bille J, Glauser MP. An epidemic of food-borne listeriosis in western Switzerland: description of 57 cases involving adults. Clin Infect Dis. 1995 Jan;20(1):66-72.
  4. Bille J, Blanc DS, Schmid H, Boubaker K, Baumgartner A, Siegrist HH, Tritten ML, Lienhard R, Berner D, Anderau R, Treboux M, Ducommun JM, Malinverni R, Genné D, Erard PH, Waespi U. Outbreak of human listeriosis associated with tomme cheese in northwest Switzerland, 2005. Euro Surveill. 2006;11(6):91-3.
  5. Hächler H, Marti G, Giannini P, Lehner A, Jost M, Beck J, Weiss F, Bally B, Jermini M, Stephan R, Baumgartner A. Outbreak of listerosis due to imported cooked ham, Switzerland 2011. Euro Surveill. 2013 May 2;18(18):20469.

 

Más información en otras webs

Listeriosis: https://www.bag.admin.ch/bag/fr/home/krankheiten/krankheiten-im-ueberblick/listeriose.html