Legionella pneumophila es una bacteria intracelular1 facultativa.

Fue descubierta durante un brote mortal en un hotel en Filadelfia (EEUU) en 1976, en una reunión de ex soldados. Estas bacterias se habían desarrollado en el sistema de aire acondicionado del hotel. La bacteria se ha llamado Legionella en referencia a estos legionarios.

Cuidado con los aerosoles

La Legionella se transmite a través del tracto respiratorio mediante aerosoles2 producidos por humidificadores, nebulizadores o por sistemas de aire acondicionado.

.

Muchas de estas bacterias también se encuentran en cabezales de ducha en los que el agua se ha estancado, especialmente en las zonas de playa al inicio del periodo estival.

En un estudio que analizó duchas y grifos en el Hospital Universitario de Lausana (CHUV), se demostró que el riesgo de encontrar Legionella en muestras de agua era aproximadamente 10 veces mayor si había amebas3 presentes en esas mismas muestras. Esto indica que Legionella se “esconde” en las amebas, donde pueden multiplicarse. Por tanto, las amebas presentes en el agua son reservorios de Legionella.

Legionella no se transmite de persona a persona. Cuando se produce un brote siempre hay un origen común para todos los afectados.

Una enfermedad de gravedad variable

La enfermedad causada por esta bacteria es la legionelosis, también llamada “enfermedad del legionario”. Su presentación varía desde una simple bronquitis con tos hasta neumonía grave. Afortunadamente, esta infección puede tratarse con antibióticos4 y se cura en la mayoría de los casos. Además, esta enfermedad es poco frecuente, dándose unas 400 veces al año en Suiza (fuente: OFSP 2017).

 

 

Intracelular1= Se dice de una bacteria que necesita estar dentro de una célula para sobrevivir y multiplicarse. Las bacterias intracelulares estrictas no pueden multiplicarse fuera de la célula hospedadora mientras que las bacterias intracelulares facultativas pueden proliferar también en ausencia del hospedador. Es muy difícil crecer bacterias intracelulares estrictas en el laboratorio y por eso a menudo no se detectan con las técnicas de cultivo más frecuentemente utilizadas para el diagnóstico.

Aerosoles2= Pequeñas gotas de agua que pueden ser transportadas por el viento y por corrientes de aire y entrar en nuestras vías aéreas.

Ameba3= Organismo vivo de pequeño tamaño, formado por una sola célula capaz de desplazarse. Se encuentra de forma natural en nuestro medio ambiente, especialmente en el agua y en zonas húmedas. Algunas bacterias y virus pueden multiplicarse dentro de amebas, que son, por tanto, reservorio de estos microorganismos.

Antibiótico4 =Es un medicamento que permite matar a las bacterias o, al menos, frenar su crecimiento. Los antibióticos actúan frente a las bacterias pero no sirven para tratar infecciones producidas por virus o parásitos.