Una familia poco recomendable

Mycobacterium kansasii es una bacteria de la misma familia que la que causa la tuberculosis1

 

 

 

 

Se encuentra en el ambiente, especialmente en aguas estancadas y, a veces, también en los sistemas de tuberías de las casas.

Mycobacterium kansasii se transmite a través del tracto respiratorio cuando se inhalan aerosoles2 producidos por humidificadores, nebulizadores o sistemas de aire acondicionado en mal estado.

 

 

Esta bacteria causa enfermedades respiratorias pero rara vez en personas sanas y es mucho menos peligrosa que su «primo» Mycobacterium tuberculosis que causa la tuberculosis.

 

Ataca a los más débiles

Sin embargo, algunos subtipos de esta bacteria pueden ser perjudiciales para la salud de las personas cuyo sistema inmunitario3 está debilitado (niños pequeños, mujeres embarazadas, pacientes trasplantados o en tratamiento con quimioterapia).

El tratamiento de las infecciones por Mycobacterium kansasii requiere antibióticos4 especialmente diseñados para ser eficaces contra micobacterias.

 

 

 

Tuberculosis1= enfermedad infecciosa que afecta sobre todo a los pulmones y causa tos, fiebre y pérdida de peso. Esta enfermedad también puede afectar a muchos otros órganos, como los huesos, los riñones y el hígado. Su causante es la bacteria Mycobacterium tuberculosis.

Aerosoles2= Pequeñas gotas de agua que pueden ser transportadas por el viento y por corrientes de aire y entrar en nuestras vías aéreas.

Sistema inmunitario3= Conjunto de mecanismos (anticuerpos, glóbulos blancos, etc) que nos protegen de las infecciones.