¿Por qué jugar a un juego sobre microbios cuando existen otros tantos temas, a priori, más interesantes que este?

El descubrimiento de nuevos microbios que comportan un riesgo para la salud tiene lugar frecuentemente durante la aparición de brotes epidémicos. El equipo de investigadores del grupo del Profesor Greub (a la derecha) lleva trabajando en estudio de microbios emergentes desde enero de 2004, con la esperanza de identificarlos antes de que puedan originar una epidemia, reduciendo así, el riesgo de enfermedad asociado a estos microbios.

Los microbios pueden transmitirse de varias maneras, por ejemplo, a través de la exposición a animales, tras la picadura de garrapatas o mosquitos, a través de la ingestión de alimentos contaminados o mediante la exposición a aerosoles originados por sistemas de aire acondicionado o humidificadores ambientales.

Así nació la idea de KROBS…..

Estos peligrosos microbios son desconocidos por la población general y muchos trabajadores sanitarios ya que causan enfermedades raras o difíciles de diagnosticar. Además, a diferencia de lo que sucede con otros patógenos bien conocidos como el virus de la gripe, el estafilococo dorado o el VIH, su modo de transmisión no siempre se conoce y por tanto tampoco pueden establecerse medidas para su prevención. Además, nuestro estilo de vida actual nos hace exponernos a un mayor número de riesgos.

De esta manera, el Profesor Greub tuvo la idea de crear un juego original, educativo y divertido que permitiera cubrir parcialmente esta falta de información al respecto. KROBS es un juego de cartas que te confronta con los «Mikrobs»: microbios que han sido recientemente descubiertos y que son aún desconocidos y con otros más antiguos a los que nos exponemos con mayor frecuencia por nuestro estilo de vida actual.

Esperamos que, gracias a KROBS, aprendas a identificar mejor estos “gérmenes”, a conocer las medidas para protegerte frente a ellos e identifiques los riesgos derivados de tu exposición, a la vez que conoces a personajes coloridos, superhéroes como “SuperPrudente”, o supervillanos como “SuperKrobs”.