La mayoría de la gente sabe que beber agua contaminada con bacterias lleva asociado un riesgo de padecer problemas intestinales, como calambres abdominales, cólicos o diarrea. Sin embargo, somos menos conscientes del riesgo de contraer infecciones del tracto respiratorio a través de bacterias presentes en los aerosoles1 del agua.

¿De dónde vienen los aerosoles?

Los aerosoles se producen en ciertos sistemas artificiales que contienen agua, como por ejemplo:

  • jacuzzis
  • humidificadores o nebulizadores
  • sistemas de aire acondicionado
  • torres de refrigeración
  • tuberías de agua potable (grifos, duchas, etc.)
  • fuentes con chorros de agua

El excesivo crecimiento bacteriano puede ser un problema

Las plantas de tratamiento de agua producen agua potable cuya calidad está estrictamente controlada. Este agua contiene bacterias que normalmente no son peligrosas para la salud. Pero cuando se forma un biofilm2, la cantidad de bacterias en ese entorno llega a ser muy elevada y, si se trata de microorganismos patógenos3, puede haber riesgo de enfermar.

 

Los sistemas de aire acondicionado o humidificadores a los que no se les hace mantenimiento pueden contener biofilms y producir aerosoles. Se han descubierto Legionella pneumophila y Parachlamydia acanthamoebae durante brotes causados por aerosoles provenientes de sistemas de aire acondicionado (Legionella) o de humidificadores (Parachlamydia). En las conducciones de agua, se encuentran a menudo las llamadas micobacterias4 «atípicas», porque son diferentes de las micobacterias más conocidas, las que causan tuberculosis5.

Amebas: reservorio de microbios

Las amebas son organismos unicelulares muy pequeños que viven en el agua y sólo son visibles al microscopio. Las tres especies de bacterias anteriormente mencionadas pueden vivir y multiplicarse dentro de amebas, que sirven como reservorio para estas bacterias.

Es probable que muchas otras bacterias acuáticas vivan también en amebas. Algunas de ellas podrían causar enfermedades respiratorias, especialmente en personas con el sistema inmunitario6 debilitado, como niños, mujeres embarazadas, pacientes trasplantados o aquellos que reciben quimioterapia.

Nuevos microbios, probablemente inocuos, descubiertos en el agua

El grupo de investigación sobre microbiología del Prof. Greub en Lausana se dedica a buscar nuevos microbios en las amebas que viven en el agua. Recientemente han descubierto varias especies nuevas de bacterias e incluso de virus gigantes. Estos microorganismos han recibido nombres relacionados con el lugar de su descubrimiento, como Estrella lausannensis, Bosea lausannensis, Lausannevirus o Cedratvirus lausannensis. Por el momento, estos microbios parecen inofensivos para los humanos.

Aerosoles1= Pequeñas gotas de agua que pueden ser transportadas por el viento y por corrientes de aire y entrar en nuestras vías aéreas.

Biofilm2= Comunidad de bacterias que forman una capa delgada y viscosa sobre la pared de una tubería dentro de los sistemas de agua.

Patógeno3= Que genera sufrimiento (del griego pathos). Por lo tanto, un patógeno es un microbio que causa enfermedad.

Micobacteria4= Familia de bacterias presentes en el ambiente (suelo, agua, alimentos, superficie de las plantas) con una pared gruesa que las hace muy resistentes. Las bacterias responsables de la tuberculosis5 y la lepra son parte de esta familia.

Tuberculosis5= Enfermedad infecciosa que afecta sobre todo a los pulmones y causa tos, fiebre y pérdida de peso. Esta enfermedad también puede afectar a muchos otros órganos, como los huesos, los riñones y el hígado. Su causante es la bacteria Mycobacterium tuberculosis.

Sistema inmunitario6 = Conjunto de mecanismos (anticuerpos, glóbulos blancos, etc) que nos protegen de las infecciones.