El virus Lassa es uno de los numerosos virus que pueden causar fiebres hemorrágicas1. El virus se aisló por primera vez en la ciudad de Lassa (Nigeria) y se localiza fundamentalmente en el África Occidental, donde es endémico2 de muchas regiones.

 

Transmitido por un roedor

La rata común africana o rata “con múltiples mamas” (Mastomys natalensis) es un roedor que habita cerca o dentro de las viviendas y que constituye el reservorio de este virus. La enfermedad se propaga a los seres humanos a través de comida contaminada por las heces y la orina de las ratas. A diferencia del virus Ébola, que también causa graves fiebres hemorrágicas, el virus Lassa se transmite muy raramente de persona a persona.

Una enfermedad con gravedad variable

El virus Lassa pasa desapercibido en un 80% de las personas infectadas, en las que no produce sintomatología. En el 20% restante el virus puede ser extremadamente peligroso y provocar una fiebre hemorrágica fulminante. La enfermedad comienza tras un periodo de incubación de 6 a 21 días con síntomas similares a los de otras enfermedades tropicales como el paludismo. Los síntomas son fiebre alta, dolor de cabeza, vómitos y dolores musculares. A veces, la enfermedad se agrava provocando hemorragias en la boca, la nariz o el estómago, que pueden producir el coma y la muerte del paciente.

La fiebre de Lassa es extremadamente grave para las mujeres embarazadas, especialmente al final de la gestación. La mortalidad alcanza entonces cifras superiores al 80% en las mujeres y del 100% en los bebés.

 

Desgraciadamente, no existe un tratamiento eficaz contra esta enfermedad y lo único que se puede hacer es aliviar los síntomas de los pacientes. Al estar producida por un virus, los antibióticos3 son ineficaces como tratamiento.

Una vacuna?

A día de hoy no existe una vacuna eficaz que nos proteja de la fiebre de Lassa, aunque se están investigando algunas vacunas prometedoras. La prevención de la enfermedad se basa en mantener una higiene óptima y en tomar medidas que eviten la entrada de los roedores en las viviendas.

Hemorrágica1= Que se acompaña de un sangrado abundante producido por la rotura de un vaso sanguíneo.

Endémica2= Se dice de una enfermedad que está presente de manera constante en una zona geográfica determinada.

Antibiótico3= Es un medicamento que permite matar a las bacterias o, al menos, frenar su crecimiento. Los antibióticos actúan frente a las bacterias pero no sirven para tratar infecciones producidas por virus o parásitos.